miércoles, 28 de septiembre de 2016

Salmorejo de Mango y Brocheta de gambones


Cuanto tiempo he estado sin publicar y ya iba siendo hora, había perdido ya la costumbre de editar fotos e ir organizándome las entradas, así que ahora tengo un poco de caos pero poco a poco iré cogiendo las costumbre de volver a publicar al menos una receta a la semana.
Esta receta de Salmorejo de Mango la he preparado mucho este verano, soy fan del salmorejo siempre preparaba el típico salmorejo cordobés con su jamoncito y el huevo duro picado. Pero este verano me regalaron un montón de mangos y me aconsejaron que  probase el salmorejo con mango que salía riquísimo y les hice caso rápidamente, al día siguiente ya lo estaba preparando,
Le hice un cambio, sustituí el jamón por una brocheta de gambones y mango a la plancha, queda una combinación exquisita probarla que no os defraudará.
También podéis servirlo en copas pequeñas con una brocheta de dos langostinos cocidos y dos trocitos de mango.
INGREDIENTES

  • 800 gr. de tomates maduros (yo pongo de pera)
  • 2 mangos (utilizo uno y un poco mas para el salmorejo el resto para guarnición)
  • 1 diente de ajo
  • 100 gr. de miga de pan del dia anterior (utilizar miga de pan candeal o de un pan que sea compacta)
  • 2 cucharadas de vinagre 
  • sal
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3 gambones por persona para la brocheta y trocitos de mango 
ELABORACIÓN
Si lo preparas en Themomix o en un procesador de alimentos no hace falta pelar los tomates y queda super fino, si lo haces con una batidora clásica es mejor pelar los tomates para no encontrarte trocitos de piel que resultan molestos.
Poner los tomates y el mango troceados en el vaso, el ajo y la sal triturar 30 seg. en velocidad 5. A continuación añadir el pan y el vinagre, triturar 30 seg. a velocidad 5 y después 2 minutos a velocidad máxima. 
Cuando termine, programar velocidad 5 y empezar a añadir poco a poco el aceite sobre la tapa sin quitar el tapón así caerá a gotas para que emulsione.
Reservar el salmorejo en el frigorífico hasta el momento de servir.
Preparar unas brochetas con gambones pelados e intercalados con trocitos de mango, espolvorear un poquito de sal y pimienta, poner unas gotas de aceite en una sartén o asadora y hacer la brocheta.
Si no quieres preparar una brocheta asada puedes poner en la brocheta unos langostinos cocidos y pelados.

Si preparas el salmorejo con una batidora clásica, solo tienes que pelar los tomates o bien los rallas con rallador grueso, añadir el mango y el ajo y triturar, añadir el pan y el vinagre y volver a triturar, por último ir añadiendo el aceite poco a poco mientras vas triturando para que emulsione como si estuvieras haciendo una mayonesa.

lunes, 22 de febrero de 2016

Mini tartitas de chocolate y avellanas

Tengo que ir utilizando el chocolate Valor que me hicieron llegar por quedar finalista en el Chocolate Challenger así que al ver una receta que había preparado Canecositas me vino de maravilla.
Ella la preparó tipo tarta, yo le he hecho algunos cambios ya que  quería preparar el bizcocho de chocolate sin harina de Paco Torreblanca así que este es una mezcla de las dos recetas.
He preparado unas minitartas con un relleno de mermelada, quedaron riquísimas, son fáciles de preparar y además son muy vistosas.
Con la receta que os dejo salen doce minitartas del tamaño de una magdalena, es un placer para los que les encanta el chocolate, además la mezcla de chocolate avellanas y frambuesas es delicioso y si lo acompañas con una copita de cava ya es lo más.
INGREDIENTES
  • 200 gr. de chocolate Valor puro postres
  • 100 gr. de mantequilla
  • 3 huevos gordos
  • 75 gr. de azúcar
  • 150 gr. de avellanas molidas
  • 1 bote de mermelada de frutos rojos
  • 1 cajita de frambuesas
  • 2 cucharadas de azúcar glas para espolvorear
ELABORACIÓN
Precalentar el horno a 180º
Untar con mantequilla o spray desmoldante un molde de minitartitas o de magdalenas que os quede bien untado todo el hueco.
Separar las claras de las yemas
Batir las claras a punto de nieve que queden montadas
Batir muy bien las yemas con el azúcar hasta que monten o blanqueen y queden bien cremosas, añadirlas a las claras removiendo con cuidado
Fundir el chocolate con la mantequilla al baño maría, poniendo un recipiente dentro de otro que contenga agua y evitando que el agua toque el fondo del recipiente que contiene el chocolate, removiendo con una espátula.
Remover muy bien esta mezcla y añadirla en tres veces a las claras y yemas montadas mezclando con cuidado para que no se bajen.
Por último añadir en forma de lluvia las avellanas molidas remover con la espátula hasta que nos quede una masa homogénea.
Repartir la masa en los moldes y hornear a 180º 8-12 minutos, según el molde que utilices.
En el molde que ves en la foto que tiene un hueco en el centro los he tenido 8 minutos.
Sacar del horno y dejarlo enfriar bien.
Volcarlos y poner en el hueco una cucharada de mermelada de frutos rojos o de frambuesas, espolvorear con un poco de azúcar glas y poner en el hueco tres frambuesas.

-Si no tienes este molde puedes hacerlos en moldes de muffins y una vez estén fríos los desmoldas y con un descorazonador de manzanas o una cucharilla les haces un hueco para meter la mermelada.
-este postre es apto para los sin gluten
-si quieres hacerlo en plan rápido (sin fundir el chocolate ni montar claras) seguir la receta de canecositas ella la prepara en thermomix poniendo todos los ingredientes dentro y batiendo 1 minuto a vel. 5, volcar entonces en el molde donde la vayas a hornear y en un momento tienes un postre delicioso.

martes, 2 de febrero de 2016

Banitsa Pastel de Queso y Membrillo

Me habían hablado muy bien de este pastel de queso típico Búlgaro, me aconsejaban probarlo una y otra vez, por lo bueno que está y lo sencillo que es de hacer. Tanto me lo aconsejó mi amiga Susana que me regaló el queso y la masa filo.
El queso que se utiliza se llama Sirene, es un queso en salmuera parecido al queso feta, lo venden en tiendas de productos búlgaros y rumanos, aunque también puedes hacerlo con un queso feta, o bien con un queso tierno de cabra y vaca o un tipo tronchón.
Para darle un toque diferente la segunda vez que lo preparé, le puse unos trocitos de membrillo y un poco de queso idiazabal rallado.
 No dejéis de ponerle el membrillo si la preparáis, resulta una combinación muy especial y muy agradable encontrar esos tropezones dulces .
Lo puedes preparar con otros rellenos como con cebolla y orégano, espinacas y pasas, york y queso, sobrasada y queso.

INGREDIENTES para un molde de 30 cms.

  • 8 hojas de pasta filo
  • 350-400 de queso Sirene (puedes sustituirlo por queso feta o uno de cabra o vaca tierno)
  • 50 gramos de queso enmental 
  • 4 huevos
  • 50 gr. de aceite de oliva suave o de mantequilla derretida
  • 75 gr. de membrillo

ELABORACIÓN
Precalentar el horno a 170º
Trocear a cubitos pequeños el membrillo.
Desmenuzar o rallar el queso. Batir los huevos, separar un poco de huevo batido, como media tacita para después pintar el pastel.
Mezclar los quesos con el huevo batido.
Si utilizas queso Sirene o feta no es preciso ponerle sal a la mezcla ya que estos quesos están en salmuera y suelen ser salados.
Si pones queso tierno de vaca o cabra, puedes poner una pizquita de sal a los huevos batidos.
Engrasar el molde dónde vamos a preparar la banitsa (pastel) con un poco de aceite suave o mantequilla derretida.
Desplegar las hojas de masa filo y sobre una hoja pincelamos con un poquito de aceite o mantequilla derretida, repartimos con una cuchara pegotes de la mezcla de quesos y huevos y dejaremos caer también unos cubitos de membrillo.
Ahora enrollar esta hoja de masa filo como si hicieses un canelón y lo dispondremos en el molde como si fuéramos a preparar una ensaimada, puedes empezar por el centro o por la parte de afuera da igual. No es preciso que te quede liso.
Ir haciendo rollitos e ir disponiendo en el molde haciendo la espiral hasta terminar la mezcla y tengamos el molde lleno.
Con un pincel untaremos todo el pastel con aceite si nos queda y el huevo batido que habíamos reservado. Horneamos unos 35 minutos hasta que lo veas dorado.
-Lo ideal es tomarlo en caliente.
-Se puede hacer de un día para otro ya que la masa filo (al contrario que el hojaldre) al calentarla vuelve a estar crujiente.
-Si la quieres más crujiente puedes pincelar con un poco de aceite o mantequilla derretida una hoja de masa filo, poner encima otra hoja y ahora repartir los pegotes de la mezcla de queso y huevo, así necesitaremos 16 hojas de pasta filo.
-La pasta filo es muy delicada y se seca rápidamente, así que mientras rellenas una hoja el resto tenerla tapada con un film o un trapo húmedo.
Si la preparas con otro relleno sustituir la mitad del queso por cebolla pochada ó espinacas con pasas, taquitos de york......